Hay un circuito en Villaverde, junto al río Minines…

Jesús Marchena ha elegido el circuito de XC de Villaverde de Medina para volver, este sábado, a la competición, tras un tremendo bajón de forma pocos días después de la Tilenus. Detrás de sus gafas negras no es fácil aventurar, mientas pasea por el circuito, sus verdaderas intenciones esta tarde. En un par de vueltas saldremos de dudas.

Miguel Alonso

Triatleta federado con el Club de Bomberos de Valladolid y principal responsable de la prueba, ultima detalles entre el casco urbano del pueblo y el pinar. Conoce el recorrido de manera exhaustiva, no en vano es aquí donde realiza sus entrenamientos. Destaca Miguel lo adecuado del circuito para mejorar en fuerza y explosividad de cara, sobre todo, al duatlón cross, su especialidad.

Villaverde

El pueblo es pequeño, pero está muy cerca de Nava del Rey y a pocos kilómetros de Medina del Campo. Como recién llegado, me llama la atención la iglesia. Antes de alcanzar la primera bajada del circuito, es obligado dar una vuelta por las calles. Me parece un acierto el hecho de incluir el casco urbano en el recorrido. Los acompañantes de los ciclistas, indica Miguel, tienen así la oportunidad de verlos pasar hasta cinco veces por este adoquinado estrecho. También la gente del pueblo ha salido a la plaza, a las terrazas de los bares, para animar a sus paisanos y conocidos de localidades vecinas. Un ejemplo de cómo involucrar a la gente en una actividad deportiva que redunda en beneficio, precisamente, de la gente.

La carrera

La voz de Jesús, el speaker de http://runvasport.es ya envuelve toda la plaza. En el pequeño reloj del ayuntamiento dan las seis. Los 40 participantes de este III XC San Gregorio toman posiciones. Muy atrás queda cortado Cristian, el joven de Portillo, entre una mayoría de ciclistas de la comarca de Medina. Óscar Villegas decide que hay que salir rápido y toma la cabeza de la fila de a uno que ya llega, por primera vez, a la bajada de la iglesia. Imposible saber si lo de Óscar es una estrategia pactada con, por ejemplo, su compañero Jesús, o se trata de un impulso sin premeditación alguna. Tras él avanza el incombustible Javier Aguado, atento a los movimientos de los hombres de negro de Menade. Albano, José Luis,… mucho verdejo esta tarde. Félix Domínguez precede a Marchena. Rubén Martín… y, unos diez puestos por detrás pasa Cristian.

Albano, en la primera bajada de la iglesia.

De la cuesta de tierra seca de la iglesia, este espectacular y trabajado circuito nos lleva, giro a la derecha, hacia el río Minines. Aquí el pueblo hace honor a su nombre, los álamos, la hierba alta, el verde rodea a los ciclistas por senderos estrechos y llenos de baches. Numerosos giros, pequeñas subidas y bajadas, lo que se le pide a un recorrido de XC. La parte menos agradecida para el fotógrafo, en mi opinión, es la zona de pinar. Sin embargo, los aficionados que se han acercado a este paraje pueden disfrutar aquí del paso de los participantes en terreno más abierto, rampas más tendidas pero siempre inclinadas. No hay tregua.

Un tramo corto de pista ancha devuelve a los participantes a otra zona de pinos. Jesús Marchena comanda ya la carrera, seguido de Aguado, Félix y su compañero de entrenamientos, Albano Hernández. Viene ahora un tramo divertido por la hierba, sube y baja cortos y pronunciados. Cristian, casi 20 años menor que la mayoría de los que le preceden, navega ya en quinta posición.

Se suceden los giros. Óscar Villegas marcha ya más relajado. Tiene lugar la única caída de la tarde, justo antes de enfilar el sendero hacia el río. Un Bonete Team, de La Mata de Cuéllar, mide mal el giro y cae. Trata de continuar, un minuto después se impone el sentido común y abandona. Dolor en las costillas. Le deseo desde aquí una pronta recuperación y prometo preguntarle el nombre la próxima vez.

Las vueltas van haciendo mella, como había prometido Carlos Herrera, colaborador y participante. Albano pregunta, “¿es está la última?”. Me sorprende, porque yo calculo que todavía faltan dos. Marchena parece ahora inalcanzable, marca un ritmo que Albano no puede seguir. Un avería de Javi Aguado y el tesón y esfuerzo de Cristian lo colocan tercero en meta. Gritos y aplausos, ahí llega Carlos, la plaza es un clamor apoyando a su paisano. Miguel comprueba satisfecho, un año más, el éxito organizativo de su prueba y de un circuito destinado a carreras, tal vez, de mayor importancia. Miguel, Villaverde de Medina y este precioso recorrido se lo merecen.

Una Rancia

Mención especial merece, creo yo, la única participante femenina. A su ritmo, disfrutando del circuito y sufriendo cuando había que sufrir, Noelia Pérez, de Nava del Rey, entra en la plaza de Villaverde casi 40 minutos después que Jesús. Ambos han cumplido el objetivo con el que empezaron la prueba. Una victoria el de Medina del Campo, terminar la carrera la ciclista de Nava. El premio, obsequios aparte, ha sido para todos disfrutar de este gran circuito y compartir una tarde con los amigos del XC.

Mostrar botones
Ocultar botones