V Marcha MTB CIMA Santo Toribio-Tierruca: Evitar el último charco

La quinta edición de la Marcha MTB CIMA Santo Toribio-Tierruca deja algunos datos interesantes. Echando un vistazo a los tiempos finales en http://runvasport.es/eventos-pasados/, se extraen varias conclusiones que pueden resultar útiles en un futuro:

Número de inscritos: Una de las pocas marchas cicloturistas de la provincia que mejoran respecto a la edición anterior, sobrepasando en 2019 los 200 participantes.

Participación femenina: Por los caminos de La Tierruca, casi 20 féminas, con muchas mujeres del Club Ciclista de Villalón. Representa ese, por ahora insalvable, 10% del total de participantes.

Variedad de origen: Más lejos o más cerca. Valladolid, La Cistérniga, Gijón, Medina de Rioseco, Torrelavega, Sahagún, Tordesillas, Astorga, Villalpando, León, Laguna de Duero… Ciclistas de muchos lugares diferentes que encuentran en Mayorga su punto de encuentro.

Tres distancias: Unos 100 inscritos para la ruta larga de 79 km. Alguno más en la media de 50. Solo 10 en la corta de 25 km. Los números hablan por sí solos.

Viento a favor: La climatología juega un papel fundamental en este tipo de marchas destinadas al ciclista aficionado, ese que trabaja al día siguiente en disciplinas que poco tienen que ver con el deporte. La mañana de este domingo de la V Marcha MTB CIMA Santo Toribio-Tierruca resultó idónea para la práctica del ciclismo. Sol, poco viento y cielos despejados. Así que… ¡a correr!

Autopistas de Tierra de Campos

La vida te sonríe cuando caminas delante por estas autopistas marrones, con mucho canto suelto. Duros, llanos y casi siempre secos, perfectos para rodar, para dejar una plástica estela de polvo que congelen las fotografías, representar la potencia de Carl Sagan y el cerebro ciclista de Alejandro Valverde subidos en mi bicicleta, hacia la Tierruca.

La película es diferente un poco más atrás. Lejos de la euforia competitiva, la visión de las interminables rectas llanas, del punto fijo en el horizonte infinito y azul, requiere de un esfuerzo mental extra. No desfallecer y perseverar, giro a giro, hasta la próxima curva, una pequeña subida, siempre tendida, ahora bajar un poco, evitar el charco, avanzar.

La primera cuesta

Con premio. Tras el polvo que han dejado los vehículos a motor se adivina un nutrido grupo de ciclistas camino a la primera dificultad de la prueba. Son los inscritos en la versión mediana. A buen ritmo, atraviesan el arco azul que marca esta especie de meta volante en un pequeño alto, subida larga y suave, un poco más dura hacia el final. Minutos después aparece el grupo principal de la ruta larga. Roberto Sancho cruza en primer lugar. 

Cómo montar un avituallamiento sin conocimientos previos

El buen humor es un ingrediente más aquí en Mayorga, creo que también le ponen algo a las lentejas del final. El cuarteto de cómicos de este domingo por la mañana repite número tras el éxito de la edición anterior. Con un nuevo vehículo y sin dron, cómodos pero alerta, marchan guiando a sus compañeros hacia la ubicación de lo que debe ser el avituallamiento de La Tierruca. Habéis leído bien, Sergio, Javi, Carlos y otro fotógrafo que acompaña, todos grandes conocedores de los caminos de Mayorga, son la rueda a seguir.

Recto. Giro a la derecha. Perdón, a la izquierda. Sí, estos vienen detrás, la furgoneta blanca. Era por aquí, creo… La Tierruca, el pinar, el camino que parte en dos el paisaje. Un gran pivot de riego en las tierras de labor, al otro lado. La eterna valla que contiene a las vacas, toros de lidia, no pasar, ganado bravo. Un claro y… aquí, aquí lo ponemos. Sin tiempo para montar la mesa, toca sacar bidones de agua, los adictivos frutos secos, plátanos, los vasos. Ya llegan. Un momento, ese no puede ser Tito Sahagún… pero sí, estará haciendo la mediana. Bueno, pues nosotros también vamos a almorzar, si os parece.

imagen-la-cuesta-del-toro

La cuesta del toro

Escribe eso, pon “La cuesta del toro”. Se trata de la subida más pronunciada de la prueba, desde el Pinar de la Tierruca, a lo lejos pero ahí mismo, se ve caer a los ciclistas cuesta abajo, tomar velocidad para la cuesta que viene. Mucha piedra suelta, redonda, moldeada por el viento que hoy no sopla. En lo alto, un cartel con una Y mayúscula aconseja que nos quedemos donde estamos. Faltaría más, señor Victoriano, teniendo aquí el chorizo, las cervezas y este pan.

Un chaval se ha hecho daño. Es uno de los participantes más jóvenes. Un caída. El gemelo, dice. Dolorido, con mala cara, se anima a continuar en solitario.

Adobes

El coche blanco que conduce Sergio deja atrás una construcción antigua de adobe marrón. Hace no mucho tiempo, tal vez una década, acogió a algún pastor. Sin luz ni agua corriente, agoniza ahora como la ruina de una forma de vida que ya pasó.

Aunque hace mucho que no llueve, no faltan los charcos del año pasado en el recorrido de esta V Marcha MTB CIMA Santo Toribio-Tierruca de Mayorga. Aquí están, en este tobogán de tierra mojada, esperando las dos ruedas. Una de las zonas más bonitas del recorrido, que conduce cuesta arriba al llano despejado.

El joven ciclista que se golpeó el gemelo ha encontrado un compañero que guía sus pasos hasta Mayorga, ahora se hace más fácil dar pedales.

El último charco

El cuarteto de cómicos del coche blanco se encamina hacia una laguna marrón, donde sacar fotos de las salpicaduras y el agua que levantan las ruedas flotando en el aire, que siempre dan juego. Sergio, al volante, ve la luz encarnada en Marga. La ciclista de Villalón no puede continuar y retrocede hacia el coche. Se desmontan las dos ruedas y los cinco pasajeros olvidan el charco y llegan a Mayorga. Sin mayores consecuencias.

La gente

El grupo se disuelve hasta el año que viene. Los participantes se agrupan alrededor de la recta de meta, esperando las merecidas lentejas. Jacqueline y su compañero han venido desde Sahagún (León), solo son 30 km. Comenta su participación en el circuito de BTT leonés, su victoria en Almansa como única mujer máster 50, las dificultades del recorrido. La Marcha de Mayorga le ha encantado. Y eso que, seguramente, se ha reído menos que yo.

 

 

Mostrar botones
Ocultar botones