Una marcha para todos los gustos en Tordesillas

Fernando Carrasco lleva algunos años dando pedales. Escuelas, cadete, hasta sub 23. Como otros jóvenes ciclistas, orienta su labor profesional lejos de la bicicleta, pero mantiene viva su pasión por las dos ruedas. El año pasado llegó el momento de preparar, en Tordesillas, una marcha de BTT. Por el trabajo que realiza, Fernando conoce muchas pequeñas y medianas empresas, cuenta con multitud de contactos en los pueblos de la comarca y no le resulta complicado sumar patrocinadores a su proyecto. Tras el éxito de 2016, afronta esta II Páramos con las mismas ganas que demostraba sobre la bicicleta no hace tanto tiempo.

Plaza Mayor de Tordesillas

A partir de las 8:30 de la mañana pueden recogerse los dorsales. El speaker de http://runvasport.es pedirá a los ciclistas que se coloquen tras el arco de meta a eso de las 9:45. A las 10 zarpa este barco de peculiar tripulación, todos los colores empiezan a vibrar por las calles de la vieja villa hacia el polígono. Asfalto, rotondas, marcha controlada con los todoterreno por delante, el quad marca el ritmo al grupo de cabeza. Salimos a los caminos anchos y llanos, en buen estado, que conducen a la primera dificultad del día.

Villavieja

Apellido, del Cerro. Eso solo puede significar cuesta arriba. Supongo que, a pesar de la poca distancia recorrida, el grupo se ha estirado lo suficiente para, en esta primera subida, dejar un reguero de ciclistas por el camino. Primera selección, en función del ritmo, las capacidades y las intenciones de cada uno. Hay que bajar para encontrarse con el inicio del primer tramo libre, cuatro kilómetros hasta la cima de La Llanada.

Bercero

Recuerdos de hace un año. Frío, terreno húmedo, barro… buena gente. Tras el paso por el casco urbano, subida seria. Tendida al principio, va aumentado la pendiente a medida que se avanza. Muchos ciclistas echando el pie a tierra. Premio para el primero que suba La Llanada encima de la bicicleta.

Berceruelo

El páramo nos guía hacia la subida más complicada de la marcha. Terreno pedregoso esta vez, ya no hay pista en buen estado, todo se ha vuelto irregular y la pendiente no baja de intensidad. Llega el momento de los más bregados en estas lides, los especialistas cuesta arriba, los ciclistas más técnicos y potentes.

Velliza

Alivio cuesta abajo. Ya pican las piernas, la marcha se le está haciendo pesada a más de uno. Toca más páramo, algún que otro repecho. Nada serio hasta la subida a la ermita de Velliza. Aquí el camino se estrecha y la cuesta no da tregua.

Velilla

De repente, tengo hambre. Será el viento del páramo, o que no desayuné lo suficiente en Tordesillas. El avituallamiento está detrás de la quinta cuesta importante de la marcha, recorridos 40 km. Tendida, sí, dura también. Unos 800 metros de subida. Importante destacar que en este punto se establece el tiempo de corte. Como reza el reglamento de la marcha, ese que casi nadie se lee, “a todo corredor que llegue más tarde de las 13:00 h se le retirará el chip y no tendrá tiempos finales. Si quiere continuar lo hará bajo su responsabilidad.”

Copa Boca

Otra vez hacia abajo… no, falsas ilusiones, ya se divisa la Cuesta de los Pinos. Aeródromo de Matilla y bajada hacia el pinar de Las Raposeras. A partir de aquí, terreno para rodadores en tramo libre. Algo más de dos kilómetros llanos para sacar al velocista que llevamos dentro, si es que no nos ha abandonado entre tanta cuesta. En las bodegas Copa Boca espera avituallamiento líquido y premio para el primero en cruzar por sus instalaciones. La idea de los organizadores es reagrupar un poco a los primeros en este punto, para cruzar juntos hacia El Montico. 

Senda del Duero

Más tramo libre. Son unos 15 km por terreno de pinares, con el canal al lado. Un sendero estrecho nos lleva hacia el caso urbano de Tordesillas, giro a la izquierda, pequeño repecho ya en asfalto y entrada triunfal entre los gritos de la gente que ha venido a ver a los ciclistas.

Para todos los perfiles

La idea de Fernando Carrasco a la hora de diseñar el recorrido de La Páramos siempre fue dar cabida, y hacer disfrutar con la marcha, a todo tipo de ciclistas. Escalador, rodador, el amigo que se apuntó con sus colegas de la grupeta, el que vino a pasar una mañana practicando su deporte. Aunque aconseja venir preparado, en un mínimo buen estado de forma, porque el perfil de la marcha, insiste Fernando, “se le puede atragantar a más de uno”. Este perfil, concretamente.

perfil II La Páramos

que se corresponde con el siguiente track https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=21116227

Más información e inscripciones

Com siempre en http://runvasport.es, hasta el jueves de la semana que viene, 30 de noviembre. También en Sobre Ruedas (Paseo Arco de Ladrillo de Valladolid, edificio Madrid) y Bicicletas García López en Tordesillas (Carretera de La Matilla).

 

Mostrar botones
Ocultar botones